Así era el recreo en los 90´s

Así era el recreo en los 90´s

Si eres chavorruco de los 90´s vas a sentir que te entro un recuerdo al ojo, sigue leyendo…

No importa a qué grupito pertenecieras, esa media hora de recreo era oro puro después de varias horas en la butaca resolviendo multiplicaciones, sumas de fracciones, dictados y ejercicios de gramática. Aquí te presentamos un top de los juegos y momentos en los recreos noventeros.

Reta de tazos

Había de todos los niveles, pero la neta es que nunca faltaba el clavado que tenía todas las colecciones de tazos en turno y además era buenazo en las retas.

Algunos principiantes le agarraban rápidamente a la onda, otros, de plano solo éramos espectadores que esperábamos las rondas finales para saber quién se coronaría como el campeón.

Futbol improvisado

No en todas las primarias nos dejaban jugar con balones porque podíamos provocar accidentes o golpear a alguien sin querer, así que el viejo y confiable balón improvisado no podía faltar: una botella de frutsi o refresco relleno de basura, ¡la gloria!

A veces lo complicado era determinar los límites de nuestra cancha y, por supuesto, las porterías. ¡Ah! Claro, las reglas también eran importantes, nada de andar jaloneando al contrincante. Uno podía ser brusco, pero nunca desleal.

Álbumes coleccionables

Si algo solía despertarnos emociones encontradas eran los álbumes noventeros. Sailor Moon, Dragon Ball, el mundial en turno, Pokemon fueron artículos de discordia en aquellos años.

Si eras de los afortunados en sacar la estampa de oro, aquella que medio salón buscaba desesperadamente en los sobrecitos de 10 piezas, aguas porque no faltaba el gandalla apañador.

Sin duda el recreo en los 90 era el momento indicado para aplicar el trueque masivo de estampitas con los amigos y desconocidos de otros salones.

¡Las traes!, Encantados, Stop!

Si lo que nos faltaba cuando salíamos al recreo en los 90 era tiempo. La variedad de juegos para convivir y pasarla chido con nuestros amigos no tenía límite.

Declaraciones de guerra de cualquier tipología (coches, flores, lugares comida, animales), corretizas masivas que se armaban entre diferentes bandos, juegos de rondas y más alimentaban la diversión que se veía opacada con el sonido de la chicharra que marcaba el fin del recreo.

 

Después de este recuento, ¿qué otros juegos y actividades recuerdas? Compártelos con nosotros, y mientras tanto sigue escuchando lo mejor del pop en 1000am.